El RETO de las “3 Rs” en el Coaching Ejecutivo

Una mirada al hombre…
13 junio, 2018
Mostrar todos

El RETO de las “3 Rs” en el Coaching Ejecutivo

 

Un líder es aquel que conoce el camino,

anda el camino y muestra el camino.

John Maxwell

 

Como coaches, ¿en qué momento hemos descubierto la intensa vivencia de esta máxima? Parece que estar en un puesto como director es un lugar solitario, donde es mejor guardar una distancia segura, siempre tener una respuesta para todo, buscar quién es el culpable y no qué es lo que hay que mejorar.

 

La inmersión en la operación parece que les hace mimetizarse con lo que creen que se espera de un director. Sí, la fragilidad de compartir la vulnerabilidad vivida en el día a día se convierte en un juego de protección; se convierte en una estrategia de salida.

 

Las expectativas tan altas sobre su persona, lo hacen creer que debe de ser percibido como altamente competitivo, dejándole un punto ciego sobre su perspectiva en la organización y haciéndolo presa del olvido de la inteligencia emocional.  Su enfoque está en dar resultados, hacer que la productividad de la empresa crezca a marchas forzadas.  Aunado a esto, parte de esa dinámica de productividad puede derivar en comentarios ofensivos hacia su equipo y en olvidar que los colaboradores -y la gente que en sí son la empresa- son quienes hacen que todo el mecanismo de la organización funcione.

 

Por otro lado, ellos, los directores -hombres o mujeres que llegan a viajar durante 4 días de la semana o estar con la familia solo los domingos- en algunos momentos de reflexión desearían pasar la estafeta, otras veces cambiar de país, muchas más hasta separarse de sus parejas.  ¿Te suena parecido esto?

 

Si mirásemos a los directores como personas que sienten, que tienen miedo de no ser adecuadas, acertadas, apropiadas, que en muchas ocasiones no saben si las decisiones que toman son acertadas, sólo entonces comprenderíamos los desafíos que viven en sus vidas.

 

Como coaches podemos ampliar su mirada, su perspectiva de su propia vida y de la empresa en la que fungen como líderes.  Veámoslo como el juego de las “Rs”:

 

  • RE-ENCUADRAR. Si ellos señalan tener conductas ásperas con su equipo, reencuadrar que sólo es eso, un comportamiento que resulta del estrés. “¿Qué opciones tienen para cambiarlas?

 

  • RE-CONOCER. Reconocer a sus colaboradores, a esos pilares que le dan sustento y soporte para traer resultados. ¿Cómo es que reconoces las conductas de apoyo en tus colaboradores?, ¿Cómo favoreces el trabajo colaborativo?

 

  • RESCATAR. En tercer lugar, rescatar su Visión-Misión personal, así como sus pasiones, gustos o hábitos vitales (tocar la guitarra, jugar poker, la fotografía, etc.), volver a Re-tomar la vida y buscar un equilibrio de nuevo para Re-crearse a sí mismos. ¿Qué es tu ancla que te da a ti mismo la capacidad de Re-encontrarte?

 

 

Avanzando en la exploración de estas 3 Rs enfocadas hacia un objetivo y facilitando el proceso de liberar el potencial personal es que un complejo mineral en bruto puede transformarse en una piedra preciosa.

 

 

 

 

 

 

Gabriela de la Torre Rivera

Psicóloga, Maestra en Educación, coach,

experta en Psicología Sistémica, Gestión Educativa

y transformación del estrés;

constelador familiar

y configurador sistémico organizacional;

consultora Remus & Asociados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *